Cuando piensas en un bonsái, no se te ocurre la posibilidad de que tu empresa de diseño de jardines en Sant Cugat pueda utilizar alguno para decorar tu jardín ornamental, puesto que la mayoría creemos que un bonsái es un árbol real con aspecto de maqueta y que se debe mantener en el interior debido a su fragilidad.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El bonsái de exterior existe. De hecho, los bonsáis en general agradecen estar en el exterior. ¿Has visto un árbol normal dentro de una casa? Pues un bonsái, al fin y al cabo, es un árbol.

Por norma general, tu empresa de diseño de jardines en Sant Cugat podrá asesorarte en relación al tipo de bonsái que podrías elegir, así que veremos simplemente algunos consejos para que tu bonsái de exterior sea la envidia de tus amigos.

Debes tener en cuenta que un bonsái es un árbol en una maceta, lo cual le dificultara gravemente el acceso a nutrientes y agua. Puesto que el árbol no los va a encontrar con facilidad dentro de su tiesto, deberás proporcionarle tú estas necesidades. Nitrógeno, potasio, fósforo y oligoelementos junto con agua en cantidad suficiente serán términos y productos con los que familiarizarte.

Un momento crucial en el cultivo del bonsái es el del trasplante. Este se produce cuando la tierra se agota, que puede ser más o menos cada dos o tres años. Es en este momento cuando se realizara la poda de las raíces. Debemos distinguir en este caso entre dos tipos de raíces; las de sostén y las de alimento. Las de sostén son más gruesas y más largas que las de alimento. Estas últimas no deberemos podarlas en ningún momento.

Parece más complicado de lo que es, pero si te tiembla el pulso, en Jardiart te ayudaremos.